Navigation Menu
Buscando los ecos del Big Bang

Buscando los ecos del Big Bang

By

Radiación de Fondo de Microondas Buscando los ecos del Big Bang 27 de febrero de 2015 Miguel Rodríguez Alarcón. Estudiante de 2º de Bach, IES Tegueste (Tenerife) Ana Santana León. Estudiante de 2º de Bach, IES Tegueste (Tenerife) Javier Quesada Funes. Estudiante de 2º de Bach, IES Virgen de Covadonga (Asturias) Guillermo San Gil Martín. Estudiante de 4º de la ESO, IES Tegueste (Tenerife) Javier González Serrano. Estudiante de 2º de Bach, IES Tegueste (Tenerife) Pablo Díaz Acosta. Estudiante de 4º de la ESO, IES Canarias Cabrera Pinto (Tenerife)   En un principio, se hizo la luz. Bajo las condiciones intensas de los inicios del universo, la materia ionizada interaccionaba con la radiación, que quedó atrapada como la luz en una densa niebla de partículas elementales: protones, neutrones, electrones y fotones. Pero a medida que el universo se expandió y enfrió, los electrones y protones se unieron para formar átomos neutros (aproximadamente unos 380.000 años después del Big Bang) y la materia perdió su capacidad de atrapar la luz. Hoy, más de 13 mil millones de años después, los fotones de esta gran liberación de radiación forman el Fondo Cósmico de Microondas (CMB por sus siglas en inglés, Cosmic Microwave Background). Sintoniza tu televisión, mientras el aparato busca los canales se puede ver la estática, ruido, y el 1 % de este ruido que se ve en la pantalla es la señal más antigua que podemos captar: procede de los orígenes del universo. Es la Radiación de Fondo de Microondas. Cuando los astrónomos exploran el cielo en busca de estas microondas, comprueban que la señal es casi idéntica en todas las direcciones. La ubicuidad y la constancia del CMB es un signo inequívoco de un pasado más simple, anterior a la intrincada estructura de estrellas y galaxias que ahora contemplamos a nuestro alrededor. “El CMB nos proporciona una herramienta única para conocer cómo era nuestro Universo poco después de su nacimiento. Esa radiación que detectamos hoy se generó cuando el Universo tenía 380.000 años de edad  y hoy, unos 13 mil millones de años después, podemos observarla para entender cuales son las propiedades globales de nuestro Universo” José Alberto Rubiño. Investigador Ramón y Cajal en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).  Miembro...

Seguir leyendo...
Translate »